Desidia de PetroPerú pone en peligro a cerca a 50 comunidades y más de mil personas afectadas por el avance del derrame en el km 177 del Oleoducto Norperuano

Comunidades Chapra no tienen agua limpia y piden acción urgente para frenar el derrame de crudo.

Imagen
Foto de la Nación Chapra

Por: Lorena Mendoza / Cuencas Sagradas.

 

El pasado 10 de septiembre, en el territorio ancestral de la Nación Chapra, ubicado en la provincia de Datem del Marañón, región Loreto, se produjo un derrame de petróleo en el km 177 del Oleoducto Norperuano.

Referencia ubicación google maps: https://goo.gl/maps/hC14zXoPuXzZBG8B9

 

De acuerdo a Olivia Bisa Tirko, presidenta del Gobierno Autónomo de la Nación Chapra, PetroPerú y las autoridades pertinentes habrían sido notificadas apenas se tuvo conocimiento del incidente. Sin embargo, hasta el momento, la empresa solo ha emitido comunicados sin realizar acciones efectivas para la contingencia necesaria para frenar el rápido avance del derrame petrolero en el río a causa de las lluvias, y evitar mayores vulneraciones a la vida de la población y el medio ambiente.

 

“Hemos llamado por todos los medios a PetroPerú que venga a poner muro de contención para que el petróleo no se expanda más, porque la quebrada donde cae el crudo es la que alimenta a la cocha de contención, de la cual se alimentan las personas de la comunidad”, indicó la presidenta de la Nación Chapra.

 

A la zona acudieron representantes del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), la Autoridad Nacional del Agua (ANA), la Policía Nacional del Perú y la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (FEMA), quienes pudieron registrar en acta fiscal la envergadura del derrame. Las primeras investigaciones sobre el causal habrían sido realizadas por la empresa Guacamayo Service S.R.L., contratista de Petroperú encargada del servicio de roce, limpieza y alerta temprana del oleoducto, en cuyo informe señalan que la corrosión sería la causa del derrame petrolero.

 

Un daño sin freno

 

 

 

Ante la falta de contención del derrame petrolero, el área impactada inicial que en un inicio era de 100 metros (registro del 12 de septiembre), se ha extendido a lo largo de 1 k.m., afectando 5 comunidades chapra: Musa Kandashi, Patria Nueva, Shoroya Viejo, Shoroya Nuevo y Pinshacocha, sumando entre 200 y 250 personas afectadas. De no tomar medidas de contención con prontitud, se estima que el agua contaminada en el lago Pinshacocha podría llegar hasta el río Morona, al que acceden 104 comunidades las cuales también se verían afectadas.

 

“Si no hay el muro de contención, el petróleo sigue avanzando, ¿hasta dónde? Mientras la lluvia sigue corriendo, el crudo sigue avanzando en mis cochas, en mis lagos y en mis aguajales. Ahora estamos muy asustados porque ya tenemos animales muertos. Muchos animales entran al aguajal y el petróleo está regado por ahí”, señala Bisa.

 

Olivia Bisa expresa la incertidumbre de las comunidades frente a los efectos tangibles del derrame y ver la contaminación en sus cochas, que no solo son fuente de agua, sino que también son base de proyectos de piscicultura y fuente económica principal de muchas familias chapra. Por ello, recalca la urgencia de frenar el avance del crudo sobre el cauce de la quebrada, exige la inmediata y urgente acción de PetroPerú, haciendo un llamado a la Presidencia de Consejo de Ministros por ayuda y suministro de víveres y agua potable para evitar mayores daños a la salud de su Nación.